27
Revista Ciencias Sociales y Económicas -UTEQ (2022)
Vol. 6 Núm. 2
*Máximo Abel Ramírez Chávez
1
, Nelly Narcisa Manjarrez Fuentes
2
Resumen: La sociedad experimenta cambios constantes que requieren de profesionales con
capacidades de adaptación y toma decisiones para la resolución de problemas que se puedan
presentar en su entorno, en ese sentido, el propósito del presente artículo es determinar cómo
las habilidades blandas y habilidades duras son claves para la formación de profesionales
integrales. La elaboración de la investigación se hizo por medio de la revisión documental
del material disponible, para identicar cuáles son las habilidades blandas y habilidades
duras; y, la importancia que tienen en la formación profesional del individuo, así como para
sociedad. El aporte realizado fue proponer las habilidades blandas y habilidades duras como
unidad curricular para la formación de profesionales integrales.
Palabras clave: Habilidades blandas, habilidades duras, formación profesional, educación
Abstract: Society experiences constant changes that require professionals with adaptation
and decision-making skills to solve problems that may arise in their environment, in that
sense; the purpose of this article is to determine how soft skills and hard skills are key for the
training of comprehensive professionals. The elaboration of the research was done through
the documentary review of the available material, to identify which are the soft skills and
hard skills; and, the importance they have in the professional training of the individual, as
well as for society. The contribution made was to propose soft skills and hard skills as a
curricular unit for the training of comprehensive professionals
Key words: Soft skills, hard skills, vocational training, education
Habilidades blandas y habilidades duras, clave
para la formación profesional integral
(Soft skills and hard skills as key to vocational training)
Fecha recepción: 30/11/2022
Fecha de aceptación: 18/12/2022
Publicado: 27/12/2022
1,2
Universidad Técnica Estatal de Quevedo, Quevedo, Ecuador, mramirez@uteq.edu.ec,
nmanjarrez@uteq.edu.ec
https://doi.org/10.18779/csye.v6i2.590
28
Revista Ciencias Sociales y Económicas -UTEQ (2022)
Vol. 6 Núm. 2
Introducción
En el devenir de la historia la sociedad ha existido y ha requerido que los individuos se formen
para la consecución de sus intereses individuales, así como colectivos, de allí que el papel de
la educación es de gran importancia, porque es a través de ella, que el individuo se instruye en
áreas especícas del conocimiento cientíco, lo que le permite incorporarse al entorno laboral y
productivo de una nación.
En ese sentido, es menester destacar que el individuo necesita de una serie de capacidades para
poder relacionarse con su entorno social, capacidades que van desde el conocimiento de un arte u
ocio, así como, el manejo y control de sus emociones.
En la actualidad, la sociedad ha vivido cambios acelerados producto de la pandemia, lo cual
ha generado que el sistema educativo implemente nuevos métodos de enseñanza, y fomente
el desarrollo de capacidades no innatas en el estudiante, con el n de crear profesionales con
habilidades óptimas para su desempeño laboral.
Cuando se hace referencia a la formación del individuo para su incorporación al medio laboral,
necesariamente se debe precisar el papel de la educación superior para este n, por ser esta fase
del sistema educativo la responsable de crear profesionales aptos para el desempeño de cargos en
el mundo laboral.
De allí que, las habilidades blanda y habilidades duras constituyen una clave para la formación
profesional del individuo, teniendo las universidades la responsabilidad de fomentar el desarrollo
de las mismas, las cuales van desde la conciencia emocional del individuo, conocidas como
habilidades blandas o soft skills, hasta el conocimiento que tiene el hombre de una determinada
labor u ocio, el cual es obtenido por medio de capacitaciones y especializaciones dictadas por
las universidades o centro de formación educativa a nivel técnico, siendo estas las llamadas
habilidades duras o hard skills.
Desde esta óptica, el estudiante debe desarrollar con ayuda del docente esas capacidades por
cuanto son las que le van a permitir una convivencia dentro del entorno social, y poder adaptarse
a los cambios que en ocasiones sufre la sociedad de manera abrupta.
Al respecto, los autores Cuadra, D.; Castro, P.; y Juliá, M. (2018), destacan que los profesionales
cada día ocupan un rol importante, frente a los problemas que sociedad enfrenta (Cuadra et, al.,
2018).
Los mencionados autores concluyo en su trabajo de investigación, que las universidades
prestan mayor atención a enseñar el saber cientíco, y ocasionalmente hacen énfasis en el saber
subjetivo y profesional, que van enlazados con la experiencia y práctica profesional, por lo que
consideran pertinente sean desarrollados para la formación del individuo (Cuadra et, al., 2018).
Visto de este punto de vista, se requiere entonces de la formación de profesionales integrales
que puedan brindan soluciones útiles a los problemas diario que se suscita en el medio social
donde se desenvuelve el hombre, que no se limite solo a recibir conocimientos cientícos de los
centros de formación profesional, sino que a su vez pueda recibir también herramientas que les
permitan desarrollar esas capacidades de adaptación, liderazgo, resiliencia y trabajo en equipo.
29
Revista Ciencias Sociales y Económicas -UTEQ (2022)
Vol. 6 Núm. 2
De allí que, el objeto de la investigación va orientado a determinar cómo las habilidades blandas
y las habilidades duras son claves para la formación profesional, siendo necesario realizar una
búsqueda documental de todo aquel material digital e impreso que guarde relación con el tema,
con el n de establecer la relevancia e inuencia que tienen dichas habilidades en la formación
profesional del individuo y que constituyen la preparación de un hombre útil a la sociedad
La educación como un derecho humano que permite la realización del individuo como ser
integrante de la sociedad, es un derecho que debe ser garantizado por los Estados, por existir una
correlación entre el individuo, la sociedad y el Estado, lo que permite mantener al profesional
alineado con los cambios que experimenta la sociedad.
Al respecto, la Organización de la Naciones Unidas, por medio de instrumento legal
denominado Declaración de la Naciones Unidas, estableció que la enseñanza y la educación son
los medios idóneos para promover los derechos humanos como lo indicó la Asamblea General de
la Organización de la Naciones Unidas (1948).
En el plano nacional, la Constitución de la Republica de Ecuador 2008, establece en el artículo
26, lo siguientes:
La educación es un derecho de las personas a lo largo de su vida y un deber ineludible e inexcusable
del Estado. Constituye un área prioritaria de la política pública y de la inversión estatal, garantía de
la igualdad e inclusión social y condición indispensable para el buen vivir. Las personas, las familias
y la sociedad tienen el derecho y la responsabilidad de participar en el proceso educativo. Citar
constitución (Decreto Legislativo , 2008).
Asimismo, el artículo 27 del mencionado instrumento legal, prevé:
La educación se centrará en el ser humano y garantizará su desarrollo holístico, en el marco del
respeto a los derechos humanos, al medio ambiente sustentable y a la democracia; será participativa,
obligatoria, intercultural, democrática, incluyente y diversa, de calidad y calidez; impulsará la
equidad de género, la justicia, la solidaridad y la paz; estimulará el sentido crítico, el arte y la cultura
física, la iniciativa individual y comunitaria, y el desarrollo de competencias y capacidades para
crear y trabajar. La educación es indispensable para el conocimiento, el ejercicio de los derechos y la
construcción de un país soberano, y constituye un eje estratégico para el desarrollo nacional (Decreto
Legislativo , 2008).
Como se evidencia, la Republica de Ecuador, prevé la educación como pilar fundamental para
la realización del individuo en el marco del respeto de los derechos humanos, pero a su vez propone
que se estimule el sentido crítico y de iniciativas individuales como colectivas, razón por la cual
el sistema educativo debe estar a la par con el actuar diario de la sociedad, desde sus aspectos
políticos, sociales, económicos y culturales, por lo que requiere de la formación de profesionales
que no solo tengan el conocimiento de un ciencia en especíco, sino también capacidades en
cuanto a la toma de decisiones acertadas ante problemas que se puedan presentar en su entorno
laboral como personal, en pocas palabras, profesionales proactivos, siendo necesario para ello,
no solo la motivación por parte del docente, sino también, el interés del estudiante en desarrollar
esas capacidades.
Razón por la cual, la investigación se justica en el hecho de mejorar el sistema de educación
30
Revista Ciencias Sociales y Económicas -UTEQ (2022)
Vol. 6 Núm. 2
superior, tomando en cuenta la evolución que la sociedad experimenta, donde la educación
tradicional, no es suciente para la preparación de profesionales, sino que se requiere de la
integración de nuevas herramientas que permitan al estudiante adquirir capacidades que le sean
útil para la vida.
El objetivo de este trabajo es realizar una revisión intensiva en español acerca de los
conocimientos actuales sobre el dominio de las habilidades blanda y duras en la formación
profesional de los jóvenes universitarios.
Habilidades blandas y habilidades duras
Los cambios que vive la sociedad actual, exige que las universidades se adapten al mundo
global, que demanda profesionales con capacidades cientícas, y con habilidades para adaptarse
a las exigencias del entorno laboral, así pues que las habilidades blandas y las habilidades duras
juega un papel relevante en la educación superior, por cuanto es en esta fase del sistema educativo
donde el individuo se forma como profesional para luego integrarse al campo laboral.
En tal sentido, la habilidades blandas constituyen toda aquellas capacidades de comunicación,
liderazgo, empática, autocontrol, resiliencia, toma de decisiones y trabajo en equipo que puede
desarrollar un individuo, es decir, se enfocan en la parte emocional; en tanto que, las habilidades
duras son aquellas capacidades de carácter cientícos adquiridas por el profesional, que son
impartidas en las universidades, a través de la formación educativa.
Así las cosas, se puede inferir que la habilidades duras siempre han estado vinculadas con
las instituciones de educación superior, por ser las encargadas de brindar los conocimientos al
estudiante para su preparación en un área especíca de la ciencia; sin embargo, las habilidades
blandas por ser capacidades vinculadas al aspecto emocional no son desarrolladas en su totalidad
por la universidades.
Siendo de gran importancia el desarrollo de las habilidades blandas por el parte de los
profesionales, por cuanto les permiten tener control de las emociones, mantener la calma ante
situaciones de presión y capacidad para tomar decisiones de manera acertada (García , 2018).
Tal como lo denota los autores Cuadra, D.; Castro, P.; y Juliá, M. (2018) cuando establecen
que las universidades solo toman en cuenta el aspecto cientíco para la formación profesional, sin
integrar el aspecto subjetivo y profesional.
Por otro lado, los autores Hernández, C.; y Neri, J.; (2020) señalan que las instituciones
de educación deben implementar talleres que coadyuvan al fortalecimiento de las habilidades
blandas.
En tal sentido, las habilidades blandas y las habilidades duras en conjunto permiten que el
hombre se desarrolle como profesional integral, para que forme parte de una sociedad productiva,
lo cual le abre oportunidades para desempeñar trabajos acordes con sus conocimientos cientícos
y capacidades personales, lo que se traduce a tener una vida digna dentro de un ambiente armónico.
En consonancia con lo anterior, se puede inferir que el desarrollo de las habilidades blandas
y las habilidades duras, permite que el individuo desarrolle un pensamiento crítico y creativo, lo
que genera innovación en el desarrollo de toda sociedad, dejando a un lado paradigmas que no se
31
Revista Ciencias Sociales y Económicas -UTEQ (2022)
Vol. 6 Núm. 2
ajustan con la realidad.
Formación profesional y la educación
Las sociedades se construyen con la formación académica de sus habitantes, por cuanto permite
el desarrollo económico, político, social y cultural de un país; en ese sentido, los Estados deben
crear sistemas educativos que se encuentren en consonancia con las exigencias del mundo global.
Desde tiempos antiguos la educación ha tenido un papel fundamental en la evolución de los
grupos sociales, creando sistemas de enseñanza tradicionales donde el docente se encargaba de
transmitir sus conocimientos al estudiante, y éste solo memoriza la información recibida.
Con el paso del tiempo, los sistemas educativos han tenido que adaptarse a las exigencias de
la sociedad, que cada vez demanda profesionales capacitados que puedan desarrollarse en medios
laborales de manera óptima, y que a su vez, representen elementos positivos para las empresas,
organizaciones e instituciones.
De allí que, los docentes universitarios tienen el deber de formar estudiantes que tengan
no solo la disposición en aprender una ciencia, sino también, muestren interés en desarrollar
pensamientos críticos e innovadores, con capacidades de adaptación, toma de decisiones,
liderazgo, comunicación, trabajo en equipo y bien común.
Al respecto los autores Bravo, Curbeira y Morales (2019) precisan que las universidades tienen
un papel primordial en la formación profesional, por cuanto deben formar individuos capaces de
enfrentar los cambios y las exigencias de la sociedad del siglo XXI, siendo necesario realizar un
tratamiento de los diferentes contenidos curriculares, para fomentar habilidades ya sea de forma
implícita o explica.
En ese sentido, los autores Zeledón, M. y Aguilar, O. (2020) señalan como los profesionales
que se desarrollan con principios éticos, tienen mayor capacidad para relacionarse con su entorno
y las organizaciones.
De igual forma Borjas, M. y Vílchez, C. (2018) señala que el desarrollo de ciertas virtudes
y valores permite que el individuo de puede relacionar de mejor forma con su entorno y lograr
aceptarse a si mismo como a su semenjantes, lo que genera la convivencia social.
Por su parte, Espinoza, J. (2016) señalan que desarrollar las habillidades blandas durante toda
la carrera universitaria, deben constituirse como ejes transversales en la malla curricular, siendo
necesario el reforzamiento constante y contextualizado, todo ello con el n de situar al estudiante
ante situaciones reales, que le permitan desarrollar un pensamiento critico y por consiguiente
adaptase al entorno.
Ahora bien, ante los cambios súbitos que vive la sociedad, se requiere de profesionales que
realicen aportes positivos que coadyuven al desarrollo social, económico y político de una nación,
lo que se traduce en la garantía del ejercicio pleno de los derechos humanos. Al respecto, Bonal,
R.; Valcárcel, N. y Roger, M. (2020) precisa que la formación profesional constante permite
mejorar y perfeccionar el modelo económico y social de un país, lo que a su vez crea relaciones
internacionales, lo que genera una evolución en las sociedades de esta nueva era globalizada.
32
Revista Ciencias Sociales y Económicas -UTEQ (2022)
Vol. 6 Núm. 2
Por otro lado, es preciso destacar que las universidades deben fomentar la investigación
para el desarrollo de las habilidades blandas y habilidades duras, siendo necesaria motivar a los
estudiantes y docentes para que se integren en la consecución de este objetivo.
En ese particular, Flores N.; Hernández M. y Lezcano A. (2020) sostiene que los
profesores universitarios del siglo XXI, requiere de una preparación integral, para lograr
impartir conocimientos, por cuanto deben abordar componentes como: ético-moral, cultural,
psicopedagógico y ambiental, para formar profesionales competitivos.
Por último, es necesario destacar que la masa laboral de los países demanda profesionales
competentes que sean capaces de aportar soluciones a los problemas que se puedan generar en el
medio laboral, por lo que los empleadores hoy en día están considerando ambas habilidades, es
decir, las habilidades blandas y duras al momento de contratar personal.
Materiales y métodos
Este trabajo de investigación documental de nivel descriptivo se llevó a cabo por medio del
análisis y síntesis bibliográca sobre el conocimiento existente de los temas sobre: dominio de las
habilidades blandas y duras en la formación clave de los profesionales.
Este punto se describe como fue desarrollo el trabajo de investigación vinculado con las
habilidades blandas y habilidades duras como alternativa para la formación profesional, dada las
demandas que genera la sociedad en cuanto a la formación de profesionales competitivos.
En primer lugar, se estableció el tema que se deseaba investigar, siendo éste: las habilidades
blandas y habilidades duras como alternativa para la formación profesional, seleccionado el
tema se precisó el tipo de investigación que sería empleada, siendo descriptiva bajo un diseño no
experimental.
Al seleccionar este tipo de investigación, fue preciso realizar una consulta documental a los
nes de obtener información relaciona con las habilidades blandas y habilidades duras como
alternativa para la formación profesional, para conocer teorías vinculadas al tema.
En ese sentido, se recurrido a la revisión de materiales impresos como libros, constituciones,
enciclopedias, así como materiales no impresos, como artículos de revistas cientícas y buscadores,
la indagación se ejecutó tomando en cuenta las palabras claves de la investigación, siendo esta:
habilidades blandas, habilidades duras, formación profesional, educación.
Obtenida la información requerida, se procedió a realizar una clasicación para seleccionar
el material que realmente generaba un aporte a la investigación, sin embargo, dado que el tema
seleccionado no ha sido desarrollado en su totalidad, muy poco fue el material que se logró
obtener.
Seleccionado el material, se procedió a realizar lectura de su contenido para conocer la teorías
que otros investigadores sostienen con respecto a las habilidades blandas y habilidades duras
como alternativa para la formación profesional.
Obteniendo como resultado que la Republica de Ecuador, estatuye la educación como un
33
Revista Ciencias Sociales y Económicas -UTEQ (2022)
Vol. 6 Núm. 2
derecho que debe gozar toda persona a lo largo de su vida y que el Estado debe garantizar,
asimismo, se observó que no existen sucientes investigaciones que profundicen el desarrollo
de las habilidades blandas y duras como alternativa para la formación profesional, solo existen
hallazgo que demuestran que los estudiantes de educación superior requieren por parte de la
universidades se fomenten dichas habilidades, y por último, se evidencio que el campo laboral
demanda profesionales con capacidades intelectuales, así como emociones, para el desempeño
de cargo.
Concluyendo que las habilidades blandas y habilidades duras deben ser desarrolladas en las
universidades para lograr la capacitación de profesionales integrales, por lo que se requiere sean
incorporadas en las unidades curriculares.
Resultados y dicusión
Luego de realizar la revisión documental del material disponible, se evidenciaron los siguientes
resultados:
La Republica de Ecuador, estatuye la educación como un derecho que debe gozar toda
persona a lo largo de su vida y que el Estado debe garantizar, el cual forma parte de las
políticas públicas; asimismo establece que la educación debe impulsar el pensamiento
crítico y la iniciativa individual y colectiva.
Se observó que no existen sucientes investigaciones que profundicen el desarrollo de las
habilidades blandas y duras como alternativa para la formación profesional, solo existen
hallazgo que demuestran que los estudiantes de educación superior requieren por parte de
las universidades se fomenten dichas habilidades.
Se obtuvo como resultado de la investigación que actualmente el campo laboral demanda
profesionales con capacidades intelectuales, así como emociones, para el desempeño de
cargo.
Hoy en día las universidades aún se centran en la formación cientíca de los estudiantes, tal
como lo precisan los autores Cuadra, D; Castro, P; y Juliá, M. (2018) cuando destacan que las
universidades solo toman en cuenta el aspecto cientíco para la formación del individuo, sin
integrar el aspecto subjetivo y profesional.
Lo que limita a los profesionales en su desempeño efectivo en el mundo laboral, toda vez que
no desarrollan habilidades blandas y duras que se encuentren acorde con el nivel competitivo.
Por lo que se sugiere que las universidades incorporen en sus programas curriculares las
habilidades blandas y las habilidades duras para que sean desarrolladas por los estudiantes.
Estudios realizados demuestran que las habilidades blandas o no cognitivas, son mejor
valoradas por los empleadores que las habilidades técnicas o cognitivas.
Se observa (Tabla 1) que las habilidades que presentan una mejor valoración son ‘honestidad/
integridad’ y ‘comunicación efectiva’. Otras habilidades que merecen la atención por parte del
sector educativo son ‘pensamiento crítico’ y ‘trabajo en equipo’.
34
Revista Ciencias Sociales y Económicas -UTEQ (2022)
Vol. 6 Núm. 2
Tabla 1. Ramking de habilidades blandas según los empleadores
HABILIDADES ESCALA DE 1 AL 5
Honestidad/integridad 4.62
Comunicación efectiva 4.54
Pensamiento crítico 4.51
Trabajo en equipo 4.49
Habilidades interpersonales 4.37
Motivación 4.37
Flexibilidad/adaptabilidad 4.33
Nota: Habilidades blandas: necesarias para la formación integral del estudiante universitario (Marrero
et,al., 2018).
Actualmente las empresas buscan profesionales competentes, talentosos capaces de
desenvolverse en diversas situaciones, aportar con soluciones a los problemas, que puedan
colaborar en equipo con diferentes personas y que además de ser responsables y organizadas
sepan gestionar sus emociones y manejar las tecnologías digitales.
Para Vera (2016, pág. 54) es evidente que “tanto a nivel local, regional como global, es
una necesidad desarrollar capital humano de calidad, que sea capaz de adaptarse a un mercado
laboral cada vez más exigente y cambiante.”, como ya se mencionó, uno de estos cambios es
el actual incremento en la demanda de competencias de alto valor para las organizaciones que
buscan hacerse con los mejores talentos disponibles en la sociedad. Estas habilidades de alto valor
marcan las pautas para los procesos de selección y contratación de personal en todo el mundo, de
esta forma se han convertido en un set idóneo de cualidades esperadas para los nuevos puestos de
trabajo y los jóvenes no pueden ser indiferentes ante esta realidad valor (Sánchez & Hernández ,
2022).
Achury (2020) enfatiza sobre las empresas que valoran y requieren de excelencia personal hoy
en día, las cuales buscan colaboradores que combinen el conocimiento en habilidades duras con
las buenas maneras, el liderazgo, la empatía y el trabajo en equipo, es decir, con las habilidades
blandas. En base a esto resulta vital para las nuevas generaciones hacerse de estas buenas
maneras al mismo tiempo que cultivan sus conocimientos y destrezas técnicas para su desarrollo
profesional, con lo cual podrán aumentar su valor ante las empresas en busca de talento humano
(Sánchez & Hernández , 2022).
En paralelo se destaca una clara distinción entre un tipo de habilidad del otro, para Mina y
Barzola (2020) las habilidades duras son aquellas que responden a todo el conocimiento académico
curricular obtenido durante el proceso formativo formal, es decir son las que se aprenden y
certican por alguna institución educativa. En cambio, las habilidades blandas están más del lado
social de la actividad laboral “son actitudes y prácticas que afectan cómo un individuo enfoca el
aprendizaje e interactúa con el mundo que le rodea” (Ortega Goodspeed, 2016, pág. 3).
En paralelo Tito y Serrano (2016, pág. 72) destacan que es importante que desde las
universidades se prepare a los estudiantes en habilidades blandas para que éstos egresen con
herramientas que agreguen una ventaja diferenciadora que les permita competir en el mercado
35
Revista Ciencias Sociales y Económicas -UTEQ (2022)
Vol. 6 Núm. 2
laboral”. Sin embargo, la educación superior mantiene un enfoque notable en el desarrollo de
las competencias duras, cabe señalar que esto no es negativo, sin embargo, resulta notable que
aun con los conocimientos técnicos necesarios los jóvenes no logran destacarse lo suciente para
conseguir empleos de alto valor (Sánchez & Hernández , 2022).
En este sentido los retos de las instituciones educativas ahora se encuentran en preparar a los
estudiantes en competencias blandas que serán necesarias para el momento en el que se insertarán
al campo laboral Gómez-Gamero (2019, pág. 2); sin importar el sector profesional del que se trate,
estas habilidades serán fundamentales para la colocación de los jóvenes en puestos importantes.
Para Guerrero (2018, pág. 68) prueba de ello es que los universitarios “a pesar de tener un
conocimiento técnico impecable, no saben desarrollar sus ideas y aportes de manera ecaz por
falta de habilidades blandas.”.
En este contexto los empleadores buscan personas para llenar sus vacantes de trabajo existentes,
en función del nivel de habilidad para el puesto” Espinoza et al., (2020, pág. 110) lo que implica
que el nivel de preparación sea alto si es que se buscan conectar con las mejores oportunidades
lábrales. Para que los jóvenes sean capaces de desempeñarse magnícamente en una vacante
laboral deben poseer conocimientos y habilidades que les permitan realizar adecuadamente las
tareas asignadas, así como cumplir satisfactoriamente con sus compañeros y superiores
En consecuencia, las habilidades blandas constituyen todas aquellas capacidades de
comunicación, liderazgo, empática, autocontrol, resiliencia, toma de decisiones y trabajo en
equipo que puede desarrollar un individuo, es decir, se enfocan en la parte emocional; en tanto
que, las habilidades duras son aquellas capacidades de carácter cientícos adquiridas por el
profesional, que son impartidas en las universidades, a través de la formación educativa.
Los cambios que constantemente experimenta la sociedad se requieren entonces que los
profesionales desarrollen ambas habilidades para logran su integración al campo laboral, de
manera efectiva y eciente.
Por consiguiente, se puede inferir que el desarrollo de las habilidades blandas y las habilidades
duras permite que el individuo forme un pensamiento crítico y creativo, lo que genera innovación
en el desarrollo de toda sociedad, dejando a un lado paradigmas que no se ajustan con la realidad.
Conclusiones
La educación es un derecho humano que debe ser garantizado por el Estado, para la realización
del individuo dentro su entorno social, para ello es necesario revisar los currículos y ajustarlos a
las necesidades de las competencias de los profesionales que tengan capacidades cientícas, y
con habilidades para adaptarse a las exigencias del mundo global, razón por la cual las habilidades
blandas y las habilidades duras juega un papel relevante en la educación superior, por cuanto
es en esta fase del sistema educativo donde el individuo se forma como profesional para luego
integrarse al campo laboral.
El estudio se analizó las evidencias sobre los efectos de la introducción de habilidades blandas
en la formación integral, a partir la necesidad de ahí que las instituciones educativas tengan una
serie de cambios para establecer un mayor enfoque en la formación de habilidades blandas. La
necesidad de mejorar la calidad de la formación
36
Revista Ciencias Sociales y Económicas -UTEQ (2022)
Vol. 6 Núm. 2
A la luz de los resultados, resulta necesario incrementar aún más la investigación y el desarrollo
sobre este campo de estudio para aumentar la generación de conocimiento en benéco de la
formación de los jóvenes universitarios y su desarrollo profesional al margen de los constantes
cambios en el mercado laboral que dan forma y rumbo al desarrollo de la sociedad.
Para concluir, es preciso realizar estudios desde el área académica, así como laboral, para
determinar con exactitud como las habilidades blandas y duras pueden complementar el desempeño
laboral de un individuo, lo que no solo genera benecios individuales, sino también benecios
para la sociedad, por cuanto permite ir evolucionando conforme a la exigencia del mundo global.
Referencias
Achury, L. P. (2020). La formación en habilidades blandas en el campo de la Administración de
Empresas: Estudio de caso en la Universitaria Agustiniana. Obtenido de http://repositorio.
uniagustiniana.edu.co//handle/123456789/1354
Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas . (10 de diciembre de 1948).
Declaración Universal de los Derechos Humanos . Obtenido de http://www.onu.org
Bonal et,al. (2020). De la educación media continua al desarrollo profesional continuo basado en
competencias. Educación Medica Superior, 34(2). doi:ISSN 0864-2141
Borjas , M., & Vilchez , C. (2018). Ciencias “duras” vs Ciencias “blandas” (7 ed.). Universidad
Rafael Belloso Chacín . Obtenido de http://ojs.urbe.edu/index,php/redhecs/article/
view/88/4005
Bravo et,al. (2019). La formación de habilidades profesionales en la educación superior .
Revista Cubana de Medicina Militar , 48, supl. 1. Obtenido de http://scielo.sld.cu/scielo.
php?script=sci_arttext&pid=S0138-65572019000500010&lang=es.
Cuadra et, al. (2018). Tres Saberes en la Formación Profesional por Competencias: Integración de
Teorías Subjetivas, Profesionales y Cientícas. Citrevistas, Formación Universitaria, 11(5).
Obtenido de http://dx.doi.org/10.4067/s0718-50062018000500019.
Decreto Legislativo . (13 de julio de 2008). Obtenido de Constitución de la República del Ecuador
: http://www.oas.org
Espinoza et al. . (2020). Habilidades blandas y su importancia de aplicación en el entorno laboral:
perspectiva de alumnos de una universidad privada en Ecuador. Revista ESPACIOS. doi:ISSN,
798, 1015
Espinoza, J. (2016). Pertinencia de la formación: opiniones de las personas egresadas de
la escuela de química . Actualidades Investigativas en la Educación , 16(2). Obtenido
de http://dx-doi.org/10.15517/aie.v16i2.23922
Flores et,al. . (2020). El profesor universitario ante el reto de educar: su formación integral
desde la Responsabilidad Social Universitaria . Revista de estudios y experiencias en
37
Revista Ciencias Sociales y Económicas -UTEQ (2022)
Vol. 6 Núm. 2
educación , 19(40). Obtenido de http://dx.doi.org/10.21703/rexe.20201940garbizo8
García , M. H. (2018). La gestión de las emociones, una necesidad en el contexto
educativo y en la formación profesional. Espacios, 39(49). Obtenido de http://www.
revistaespacios.com/a18v39n49/18394908.html
Gómez - Gamero , M. (2019). Las habilidades blandas competencias para el nuevo milenio.
. Divulgare Boletín Cientíco de la Escuela Superior de Actopan, 6(11). Obtenido de
https://repository.uaeh.edu.mx/revistas/index.php/divulgare/article/view/3760/5951
Guerrero, C. V. (2018). Desarrollo de habilidades blandas en los estudiantes de farmacia
. Revista Innovación Universitaria. Obtenido de https://revistas.uia.ac.cr/index.php/
InnovacionU/article/download/88/133/
Hernández, C., & Nerí, J. (2020). Las habilidades blandas en estudiantes de ingeniería
de tres instituciones públicas de educación superior. REDI, 48, supl. 1 . Obtenido de
http://doi.org/10.23913/ride.v10i20.678.
Marrero et,al. (2018). Habilidades blandas: necesarias para la formación integral del
estudiante universitario. Revista Cientíca ECOCIENCIA , 7, Edición Especial .
Obtenido de https://revistas.ecotec.edu.ec/index.php/ecociencia/issue/view/25
Mina, A. E., & Barzola, D. G. (2020). Habilidades blandas en la educación y la empresa:
Mapeo Sistemático . Revista Cientíca UISRAEL , 7(2). Obtenido de https://revista.
uisrael.edu.ec/index.php/rcui/article/view/245/147
Ortega Goodspeed, T. (2016). Desenredando la conversación sobre habilidades blandas.
Obtenido de https://repositorio.minedu.gob.pe/bitstream/handle/20.500.12799/4844/
Desenredando%20la%20conversaci%C3%B3n%20sobre%20habilidades%20
blandas.pdf?sequence=1
Sánchez, J., & Hernández , G. (junio de 2022). Desarrollo de habilidades blandas como
estrategia para la colocación de los universitarios. Revista Sinapsis , 1(21). doi:ISSN
1390-9770
Tito Maya, M. D., & Serrano Orellana, B. (2016). Desarrollo de soft skills una alternativa
a la escasez del talento humano . INNOVA Research Journal. Obtenido de https://
dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/5920579.pdf
Vera, F. (2016). Infusión de habilidades blandas en el currículo de la educación superior:
clave para el desarrollo de capital humano avanzado. REVISTA AKADEMÈIA, 7(1),
53-73. Obtenido de https://revistas.ugm.cl/index.php/rakad/article/download/137/129
Zeledón , M., & Aguilar, O. (2020). Ética y docencia universitaria. Percepción y nuevos
desafíos. Revista digital de investigación en docencia universitaria, 14(1). Obtenido